dimecres, 20 de juliol de 2011

La fiesta

Via Magna (2011): Pastissets Tortosa
Se vistieron como en un día normal, si bien, el francés añadió a su atuendo un foulard de seda blanca que a todos llamó la atención. La plaza estaba engalanada con guirnaldas de papel y bombillas de colores. En una zona lateral habían colocado largos tablones a modo de mesas en los que se alineaban jarras de vino tinto con trozos de fruta, bandejas de pastissets, tortas saladas y un barril de vino preparado para servir cuando se agotarann las jarras. En el extremo opuesto, una tarima elevaba a los cinco componentes de una orquesta popular que, cuando ellos llegaron, ya había empezado a tocar pasodobles y boleros.
Había niños bailando entre sí, correteando, intentando picar la comida de las mesas mientras eran reprendidos por los mayores. Había hombres y mujeres de mediana edad, muchos viejos y un número minoritario de jóvenes. Todos charlaban a grito pelado, se gastaban bromas y miraban más o menos de reojo hacia la pareja de extraños constituida por Infante y Nourissier.
El alcalde pronunció unas palabras en castellano, lengua que solo empleaba en los actos oficiales, y dio por iniciada la fiesta, momento en el que todos se abalanzaron sobre las bebidas provistos de vasos que habían traído desde sus casas. Como ellos no habían sido advertidos de este detalle, permanecieron mirándose tontamente con las manos vacías. La patrona de la pensión les sorprendió entonces dándoles dos copas que había cogido para ellos.
- Muchas gracias, señora, si lo hubiéramos sabido hubiéramos traído los vasos nosotros mismos -se desvivió por ser amable Nourissier.
- Beban, que el vino es bueno -dijo ella sin sonreír.
Tal y como habían previsto, el alcalde se les acercó enseguida. Infante le presentó a su compañero para que se las apañara solo con el interrogatorio que estaba seguro iba a desarrollarse. Mientras eso sucedía, dio vueltas por la plaza, se divirtió viendo cómo danzaban mujeres con mujeres moviéndose garbosamente, atacó sin piedad los deliciosos pastissets, y hasta unas chicas lo sacaron a bailar disimulando su timidez entre grandes risas. De vez en cuando miraba en dirección al psiquiatra y el alcalde, comprobando que su conversación parecía avanzar sin contratiempos. El vino, endulzado con la fruta madura, estaba haciendo que se achispara por momentos. (...)
Cuando la comida había casi desaparecido de las mesas, unos individuos empezaron a colgar ollas de barro de un cable que atravesaba la plaza. Estaban bien tapadas con un pedazo de arpillera atada con una gruesa cuerda. El alcalde explicó que se trataba de piñatas.
- Dentro de cada olla hay una golosina diferente: caramelos, polvorones... En una de ellas se mete una sorpresa que la gente no espera. Se les vendan los ojos a los que quieren participar, cada uno coge un palo y... ¡adelante!, a intentar romperlas sin ver nada! El que rompe una olla se queda con lo que hay dentro.

Giménez Alicia (2011): Donde nadie te encuentre, Editorial Destino, 176-178.

Más información:
El Cultural
Las Notas de Bigas

Receta de Via Magna: Pastissets de Tortossa

1 comentari:

  1. Muchas gracias por incluir nuestra foto y por descubrirnos este prometedor libro.

    Por nuestra parte, hemos publicado la receta por si os animáis a preparar los deliciosos pastissets de Tortosa:

    Receta de pastissets de Tortosa

    Recepta de pastissets de Tortosa

    Recipe of pastissets from Tortosa

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENGRANDEIX EL TEXT